Decálogo del dormitorio slow

La cama siempre es el centro de tu dormitorio, por lo que será la que marque el estilo y el carácter del mismo. En esta ocasión, vamos a analizar los diez pasos que convertirán tu habitación en un pequeño templo. 

¿Quieres conocer las 10 bases de la decoración slow? ¡Vamos a por ello! 

1. El dormitorio es la parte más íntima de una vivienda, coloca fotografías, recuerdos de viajes o pequeños tesoros familiares. 

2. La temperatura será central para el bienestar, los expertos aconsejan que siempre oscile entre los 19 y 21 grados. Si eres friolera puedes probar con rellenos nórdicos de 350 gr en invierno. 

3. Al levantarte es muy importante que abras bien la cama y dejes todo ventilar una media de 5 minutos. Luego, ya puedes volver a estirar todo y hacer la cama. 

4. Las sábanas de algodón son las mejores, porque regulan la temperatura del cuerpo y evitan que sudes. 

5. Sabes qué el cerebro recuerda los últimos colores que ha visto antes de dormir. Por este motivo, intenta usar tonos muy claros como beiges, blancos o azules que aportan serenidad. 

6. Elegir una funda nórdica bonita es esencial para construir el estilo relajado de tu habitación. Si quieres un aire minimalista, apuesta por tonos lisos y muy suaves. 

7. El verde es el color de la vida y la naturaleza, puedes elegirlo en cojines y pequeños detalles para resaltar su energía. 

8. La luz es esencial en la decoración slow, además, debemos intentar aprovechar la luz natural al máximo. En este caso, en las ventanas apuesta por visillos blancos

9. La madera será también será esencial, elígela para el cabecero y las mesillas de noche.

10. Por último, la decoración slow es más que una tendencia, se trata de la necesidad de vivir más tranquilos. Saca la televisión de la habitación y compra un despertador para dejar siempre el móvil fuera.  

 

 

Deja un comentario

Todos los comentarios son moderados antes de ser publicados