Diario de gratitud, cerrando tu día

by Esther Ruiz Casquel

¿No has oído hablar nunca de un diario de gratitud? Si eres un poco fan de las rutinas de noche, este es el último paso antes de entregarte a un sueño reparador.  Se trata de una pequeña libreta, que puedes dejar en la mesilla, y donde antes de dormirte vuelcas tus agradecimientos.

Desde pequeñas anécdotas ocurridas en la jornada, hasta sentimientos más íntimos o el reconocimiento a tu familia, pareja, amigos... 

Es algo personal y que solo vas a escribir para ti, pero sus efectos positivos son innumerables. Por un lado, te acuestas centrando en lo bonito de la vida, pones foco en lo que quieres que crezca y te ayuda a relajarte. 

De hecho, no es algo nuevo, numerosas investigaciones apuntan a los beneficios de buscar el lado bueno de las cosas. El propio Albert Einstein enunció que "solo hay dos formas de vivir la vida, una pensando que nada es un milagro, otra que todo lo es".  

Buscar pequeños milagros en nuestro día nos hace ser más empáticos, positivos y consciente de nuestra realidad. Al mismo tiempo, aleja el estrés, la ansiedad y los pensamientos depresivos. Algo básico en estos momento de incertidumbre. 

Llevar al día este diario, pues ser tan reconfortante como una taza de té calentito o meterte en una cama perfectamente hecha.


Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y se aplican la Política de privacidad de Google y los Términos del servicio.