¡Sacos nórdicos! Adiós al frío por las noches

¿Tiene relación la cama con las noches más tranquilas? Desafortunadamente, no tenemos la fórmula mágica para que tu peque duerma 8 horas de tirón y se acueste pronto, pero si unos sacos nórdicos llenos de ventajas. 

Si eres de las que van 6 veces a ver si está bien arropado, estás pensando en sacarle de la cuna pero te dan miedo las caídas... ¡Los sacos nórdicos están pensados a tu medida!

Duermen más calentitos y protegidos

Gracias a ellos los peques duermen mucho más tranquilos y calentitos. Estas noches que son especialmente frías conseguimos que estén calentitos, puesto que se cierran con cremallera y tienen un muelle que permite que se muevan sin problemas. 

Esa misma cremallera permite que al cerrarse no haya peligros de caídas, por lo que es una transición perfecta entre cuna y cama

Además, de estas dos ventajas que tenemos que poner de relieve lo fácil que se hace la cama, de hecho podemos animarles desde muy pequeños a echarnos una mano e ir tomando responsabilidades

Rellenos para usarlos los 365 días del año

Con el fin de que la cama quede perfecta, los sacos nórdicos tienen su propio relleno. Las medidas de este nórdico son especiales, puesto que en este caso tiene que ser más pequeño. 

Puedes elegirlo en la modalidad de 125 gr para las noches de primavera o verano (depende de la zona donde vivas) o de 250 gr para las noches de mucho frío o de invierno. 

¿Te gustan los sacos nórdicos? ¿Cúal es tu diseño favorito? 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Todos los comentarios son moderados antes de ser publicados