¿Por qué la oscuridad mejora nuestro sueño?

Al nacer todos los seres humanos tenemos miedo a caer y a los ruidos fuertes. Ambos temores nos mantendrían alerta y con vida en un medio hostil, es decir, son básicos para la supervivencia de la especie. 

El resto de miedos se van formando en nuestra cabeza, algunos son muy comunes como la nictofobia o miedo a la oscuridad. Aunque se presenta con mayor frecuencia en los niños menores de siete años, pueden quedar recuerdos de este miedo en la edad adulta.

Dormir con luces, aunque sean tan tenues como la del pasillo o, incluso, la de stand by de la televisión, no nos dejan dormir, perdemos calidad de sueño y hasta se asocian a enfermedades como la diabetes, la obesidad y depresión. 

Si aún tienes algo de miedo a la oscuridad o simplemente te gusta tener una luz de referencia, deberías saber que este tipo de iluminación, le  juega una mala pasada en nuestro sistema circadiano, aquel que sincroniza nuestro organismo con la luz del sol.  

Para descansar bien y tener un sueño reparador no solo debemos mantener alejado el móvil de la mesilla de noche (según la Encuesta Nacional del Sueño el 10% de los adultos se despiertan solo a ver el móvil varias veces en la noche), si no cualquier luz. 

De hecho algunos estudios publicados en la revista Nature relacionan el mayor índice de obesidad y depresión en la ciudad con la contaminación lumínica. 

¿Sabías lo que era el sistema circadiano y cómo afecta a tu descanso? ¿Te molesta mucho la luz o prefieres ver un poco en tu habitación?

Deja un comentario

Todos los comentarios son moderados antes de ser publicados