Amarillo, el color de las mil opciones

Según el neuromarketing, la ciencia que estudia como el color impacta en nuestro cerebro y las emociones, el amarillo es el mayor disparador de oxitocina que existe. Por ello a veces en tiendas o grandes superficies lo encontramos como reclamo de ofertas y grandes descuentos. 

En decoración esta cualidad nos hace recargar pilas, sentirnos de buen humor y, sobre todo, aumenta nuestra capacidad de concentración. Tanto en cuartos infantiles como en nuestro dormitorio, una funda de este color siempre es una buena idea. 

Si te gusta el color y quieres llevártelo al dormitorio, te contamos cinco opciones para sacarle más partido… 

 

  • De cara al otoño y los días más fríos, los tonos como el mostaza favorecen más la sensación de calidez y calor. Si te gusta potenciar su lado más acogedor, combínalo con ocres, beiges y tonos tierra.

  • Una de las grandes cualidades del tono amarillo es resaltar las piezas y muebles que tiene cerca, si quieres destacar aún más apuesta por combinarlos con grises para que gane protagonismo.

  • Junto con el blanco aporta un extra de luz, de hecho junto con él es el color que más luz refleja y mejor funciona en dormitorios pequeños.

  • Si quieres un extra de optimismo con toda la gama de los rosas funciona genial, de hecho en la nueva colección Streamline lo vas a encontrar en fundas, cuadrantes y cojines.

  • Por último, una combinación muy clásica, pero que funciona, es jugar con el azul. Ambos tonos aportan serenidad, tranquilidad y crean ambientes más relajantes, sobre todo, si elegimos la gama más pastel. 

Deja un comentario

Todos los comentarios son moderados antes de ser publicados