Sacos y edredones ajustables, especial frío

¡Ya tenemos el frío encima! Te aseguramos que tu peque no es el único que no para de moverse ni un segundo dormido y acaba destapándose todas las noches. Aquí convergen varios problemas.

Por un lado, que el peque puede quedarse frío y constiparse, que nosotros nos levantemos todas las noches mil veces o que tengamos que poner la calefacción más alta, con el gasto energético y económico que supone. 

saco nórdico

En la imagen el saco nórdico Rain Mostaza

Si sueñas con verle dormir placidamente y tapadito, vamos a hacer hincapié en nuestros sacos nórdicos y edredones ajustables. En ambos casos, además, consiguen que puedas dejar la cama estirada y lista en tiempo récord. 

Sacos nórdicos, adiós al destape

En SOKIOS fabricamos todo dentro de la empresa, lo que supone una gran ventaja para perfeccionar cada producto, crear nuevos diseños o ver las necesidades de nuestros clientes. Precisamente, los sacos surgen al observar esta necesidad. 

saco nórdico

En la imagen el saco nórdico Formas Geométricas

En este caso, los sacos nórdicos en el interior están fabricados en algodón percal de 200 hilos para ser muy suaves. Cuentan con una cremallera que une ambas partes y que es invisible al hacer la cama. Así solo con subir la cremallera tenemos la cama lista y estirada. 

 

saco nórdico

En la imagen el saco nórdico Pirineo 96

Por otro lado, en el interior hay cosido un muelle especial para permitir los movimientos del pequeño dentro del saco y que no sienta sensación de agobio. Por último, dentro del saco se pone el relleno que tú quieras, de esta forma podemos usar un relleno más liviano en otoño y primavera y comprar uno más gordito para los días de mucho frío. 

 

Edredones ajustables, la cama siempre estirada

Han llegado más tarde, aunque sabemos que serán un éxito. Los edredones ajustables están pensando para adaptarse a las camas más complicadas como literas, camas nido o Montessori (a ras de suelo).

 

edredon ajustable

En la imagen el edredón ajustable ODIN

Sus gomas permiten un ajuste perfecto al colchón y que el peque pueda hacer su cama el mismo sin líos.  

Los edredones tienen un grosor de 150 gr, perfecto para las noches de entretiempo o para zonas donde nunca hace un calor excesivo. 

 

 

 

Deja un comentario

Todos los comentarios son moderados antes de ser publicados