20 claves para tu cama en invierno

Temperaturas bajo cero, nieve, lluvia, frío intenso... Al llegar a casa solo apetece meterte en la cama y disfrutar de un buen libro y ocho horas de sueño reparador. 

Si quieres que tu dormitorio sea la estancia que más paz y calma transmite este invierno, no te pierdas los 20 consejos que te dejamos para crear un entorno más acogedor.

¡Atención! Posiblemente no vayas a querer salir de la cama nunca. 

1. Comenzando por la base, elige sábanas de algodón. Al mismo tiempo, que permiten que tu piel transpire mejor, mantienen la temperatura del cuerpo constante toda la noche. 

 

cama sokios

En la imagen nuestra funda nórdica lisa en tono Arena

2. Los rellenos nórdicos son tu mejor aliado para no pasar frío. No pesan mucho y los puedes elegir de diferentes grosores.   

Elige el de 250 gr como básico para el invierno, sobre todo, si tienes la calefacción puesta todo el día y el de 350 gr para las noches más intensas o si eres muy friolera. 

3. El tartán es uno de los estampados que rápidamente asociamos con el frío. Su origen está vinculado a la lana y los colores que se usaban en Escocia por las diferentes familias. En invierno, es una opción segura para la cama. 

4. Una de las sensaciones que nos hacen pensar en una cama de invierno es verla mullida. Si quieres completarla y darle más protagonismo, puedes elegir a los pies una colcha que combine con la funda. 

 

funda nórdica sokios

En la imagen la funda nórdica Rain salmon

5. Los países nórdicos son los responsables de que el rosa esté vínculado con la calidez y la serenidad del invierno. Juega con diferentes tonos de rosa en tu cama e incluso a mezclarlo con malvas. 

6. El blanco es el único color capaz de transmitir frescor en verano y calidez en invierno. Además, siempre está asociado a la calma, la limpieza y el lujo (todos los grandes hoteles lo usan en sus camas).

7. Utiliza una guirnalda para el cabecero y luces indirectas en las mesillas de noche. Elige bombillas amarillas para que la luz sea mucho más cálida y cree un ambiente más sosegado. 

8. La ventana puede ser uno de los elementos que transmite más frío. Ponle solución, complementando los visillos blancos con una cortina a ambos lados.

9. ¡El embozo marca la diferencia! Aunque tengas una funda nórdica no renuncies a poner sábana encimera para hacer el embudo. Una cama bien estirada y con un embozo bonito siempre es más acogedora. 

 

cuadrantes sokios

En la imagen cuadrantes de la colección Streamline

10. Siempre afirmamos que menos es más, pero en los días de más frío del invierno está permitido un extra de cojines y cuadrantes. Combina tonos lisos con estampados, para crear una cama más colorida. 

11. Una combinación ganadora es jugar con varias tonalidades de blanco y beiges. Desde el blanco más puro, hasta el tono arena o toques marrones para un diseño más cálido. 

12. Las fibras naturales también juegan un papel importante en invierno, prueba a colocar una alfombra grande a los pies de la cama o poner alguna decoración en las mesillas de noche. 

 

funda nórdica

En la imagen funda nórdica Flor de Algodón

13. Siguiendo con las mesillas de noche es un buen momento para colocar velas, flores en tonos suaves o un centro pequeño de eucalipto y flor de algodón. 

14. Por supuesto, los aromas deben estar presentes en tu cuarto. Es el momento de apostar por los olores más dulces e intensos como el sándalo, la vainilla o las especias. 

15. El mostaza en invierno funciona genial para dar alegría a marrones o más calidez a los blancos. Prueba a usarlo en cuadrantes o cojines para cambiar tu cama en tiempo récord. 

16. Si piensas en los dormitorios del norte de Europa que tantas veces vemos en revistas, seguro que el gris acude a tu mente. Un color neutro que acepta todas las combinaciones, es muy elegante y se adapta a todos los estilos decorativos. 

17. Los rellenos nórdicos sintéticos son mejor opción que los de pluma tradicional. Su precio es más económico, crean la misma sensación de aislamiento y se pueden lavar en lavadora (mejor en ciclo corto). 

 

cama

En la imagen nuestra funda nórdica de cuadros 

18. Antes de cerrar, tenemos que hablar de los más peques de la casa. Los sacos nórdicos permiten que estén calentitos y abrigados toda la noche, gracias al cierre de cremallera no se pueden desarropar. 

19. ¿Un plus? Solo apto para cuartos grandes y camas altas. Coloca una funda nórdica (utiliza el relleno de verano) a los pies de la cama a modo de plaid. En las noches más frías, crear composiciones con diferentes capas siempre es un acierto. 

20. Por último, crea un pequeño ritual antes de acostarte. Elige luces suaves, enciende un difusor con esencias para mantener la temperatura y disfrutar del tacto de las sábanas al meterte en la cama.

En este 2021 vamos a apostar por disfrutar de los pequeños placeres. 

Deja un comentario

Todos los comentarios son moderados antes de ser publicados