Convertir un espacio pequeño en un lugar espacioso es posible con estas reglas básicas.

La decoración y la conjugación de sus elementos hace milagros. Y un espacio pequeño, en cuanto a los metros se refiere, puede ser grande, tanto visualmente como en la práctica.

Una de las reglas básicas que provocan un cambio inmediato (probarlo en casa) es no pegar todos los muebles a las paredes de la habitación como si tuvieran un imán y necesitaran estar pegados. Tranquilos, que si despegáis algún muebles, las paredes no se van a caer ;-) Esta regla aplica a todas las estancias de tu hogar, habitaciones, comedor, baños…

"Puedes separar tus muebles de las paredes que las paredes no se caerán"

Peeeero, tienes que tener en cuenta un pequeño matiz, que nos parece tan importante como la regla, es necesario que te preguntes lo siguiente ¿Todo lo que tengo en mi habitación es útil para mi y lo utilizo a diario?

Si la respuesta es un Sí, enhorabuena, solo te falta aplicar la regla básica de separar algún mueble de la pared para crear espacio y desahogar la decoración.

Por ejemplo, funciona genial jugar con luces y lamparas, si tu habitación es pequeña y quieres crear un espacio visualmente mas grande y que te haga sentir mejor y sin sensación de agobio, te recomendamos separar tu cama (si no tienes el cabecero pegado ) de la pared dejando un espacio suficiente para colocar alguna lámpara de pie largo o quizás una jarrón alto con plantas o ramas de palmera.

Es importante que sea un elemento largo, pues tiene que crear un contraste de volúmenes entre los elementos. Si apuestas por la planta, ponle luces pequeñitas enredadas entre las ramas.

El resultado de encantará, el espacio respirará y te sentirás mejor, tanto por despejar el ambiente en el que estás como por tener solo las cosas que utilizas.

 Y tú, ¿Cómo tenéis distribuidos los muebles?